fg

Música Para Casar(se)


Playlist: 
Tourist - Holding On (feat. Josef Salvat & Niia) 
Honne - Coastal Love 
Darius - Helios (feat. Wayne Snow) 
Dutch Party - Howl 
Locución: floritura dj 
Duración de la pista musical: 15.54 min.


Así han pasado más de veinte años de silencio, submarinos, en otra dimensión. Con el mismo milagro estremecido latiéndonos oculto en la vena de los días, como fiestas acuáticas, como aves que no migran, como rayos de acero y de wolframio. Qué horizonte más corto nos alberga: tú y yo. Sin embargo qué desmesura de universo entretejido entre ese nosotros de besos no dados, encadenados a la tristeza de tanta ternura derramada, perdida, encerrados en la tragedia de transitar enamorados y ausentes, deshabitados uno del otro, sin retorno, como un río de musgo, de sollozos, de peces sin sonrisas. Solos, lejanos, desconocidos, sin resquicios, como una torrentera de relojes averiados, brotándonos dulzura y muérdago en cada orquesta que ameniza esta película que hemos visto mil veces y que nunca acaba bien. A estas alturas, no sé qué milagro, qué azar, artimaña, fatalidad o destino ha enfrentado, por fin y sin remedio, el hambre de sabernos, de imaginarnos, de substanciarnos. Eras la cariátide que sostenía mi niñez perdida, tan lejana, pero hoy eres otra. Y qué imprevisible eres, qué distinta, qué llena de caracolas, de escarabajos, de clavicémbalos y trompetas. Con esa música de Händel a lo lejos como una llamada, como un desafío, a lo lejos, cómo la odio, cuanto la envidio. Qué habitada estás de todos los cielos sin tormenta, de todos los bosques con hadas melancólicas y brujas airadas, de todas las tardes como campos mojados por la lluvia, de todas las noches perdidas en mares de arena, congrios y cormoranes. Qué magnánima eres, qué generosa, qué llena de todas las luces y colores. Sin saberlo tienes toda la sabiduría, sabiéndolo ignoras lo que olvidamos en tantos años separados, en tanto aliento no compartido, en suspiros y saliva y amor golpeando en los cristales como un pájaro perdido entre la niebla que no logramos disipar con caricias al aire. ¿Queda algo en ti de aquella dulce niña?...Glup 2.0 

Podría empezar esta carta describiendo tu forma de dormir pero entonces,me faltarían versos, metáforas y adjetivos. Podría describir la cicatriz de tu mejilla, decirte que me pierdo en ella cada vez que la recorro con mis dedos, confesarte que fue en lo primero que me fijé cuando te tuve enfrente, pero entonces, tus ojos, que viven un poco más arriba, me pedirían explicaciones del por qué no les nombro a ellos. -No creo que exista nada capaz de hacerle justicia a tus ojos, y ese es el único motivo por el que no soy capaz de describir el océano que escondes en ellos- Tus manos. Tus manos guardan el mapa, pero qué coño, también el tesoro, la isla, la bandera y el barco. Tus formas me arrebatan la razón cuando creo tenerla, me hacen perder la cabeza, la orientación y los modales -cómo no voy a perderme por el metro de Madrid cuando sé que estoy yendo en dirección tu cuerpo- A veces imagino cómo sería ser cualquier otra persona y poder hablar contigo sin pensar en besarte a cada segundo,-es una putada, créeme, sobre todo cuando me niegas tus labios solo para hacerme rabiar- Por robar me has robado hasta la última palabra que no hablaba de ti y ahora todo gira alrededor de tu ombligo, como un planeta enamorado buscando el Sol, arriba el cielo, abajo el paraíso. Ojalá fuera capaz de transmitir el tacto de tu pelocuando me dejas enredarlo entre mis dedos y de repente han pasado dos horas y de repente llevo dos horas a ras de sueño. Si pudiese tan siquiera describir la sensación de acariciarte -lento, con cuidado y sin parar de erizarme- entenderías por qué quise que te pusieras esa camiseta con la que podía rozar tu espalda de Norte a Sur en plena calle sin necesidad de quitártela, -eso sí que fue andar y volar al mismo tiempo. Si tuviese valor para hablar de tus dudas, te diría que me encantan porque siempre acaban ganando tus ganas, te diría, que cuando me miras con tono serio yo te miro con tono yo que viene a ser jodidamente enamorada de todos tus tonos. No voy a hablar de tu nuca, de tu toma de tierra, de mi camino hacia las nubes, de cómo te muerdes los labios cuando te hago el amor, de cuánto me gusta que muerdas los míos, me hagas daño, y me pidas perdón, de las veces que te has callado y he escuchado a tu silencio, de la envidia que me dan tus uñas cuando te las muerdes o del verso más bonito que jamás me había dedicado nadie hasta que llegaste tú, te armaste en forma de poca luz y besos, y me dijiste las dos palabras que no han dejado de sonar en mis latidos. Yo también te quiero, mi amor, pero jamás seré capaz de escribirte cuánto, de qué modo ni hasta qué punto, porque para eso necesito tenerte enfrente,dejar la poesía a un lado y decirte con todo, menos con palabras, que desde que estás en mi vida la vida envidia mi suerte y la suerte se ha instalado por completo en mi vida.Mónica Gae 

tengo. una Caja de Pandora con tu nombre descosido en el reverso. una cicatriz con los restos de un naufragio que me mira cuando tengo sueño. un lápiz que necesita tinta y no saliva. una pluma adicta al sabor de mi sangre. dos besos en la frente y uno en la nariz. una caja de acuarelas sin el color de tus ojos. un Otoño que llega en forma de nostalgia. un balcón hacia tus piernas. un olor en mi almohada que asemeja ser el tuyo. tengo. miedo al tiempo. al blanco de tus dientes. a los fantasmas que se acuestan a mi lado. a dedos que juegan a enredar mi pelo. a espaldas frías con costillas mal contadas. a no saber abrir los ojos cualquier día. a no poder cerrarlos cada noche. tengo un millón de palabras que necesitan de tus ojos para ser escritas. caricias que no son sin tu piel. miradas ciegas por verte amanecer. un mechero que me quema los pulmones. un mensaje en borrador pidiéndote un café. tengo lluvia, besos con tu nombre, una guerra para darte, una tregua que firmar. tengo una maleta que no cierra. una reserva de tres noches y un billete con destino hacia Madrid. tengo un puzzle de dos piezas.Mónica Gae 

¿Te acuerdas de qué lejana quedaba la muerte en aquella cocina donde nos metíamos mano al atardecer despues de la merienda cuando no estaban tus padres en casa? Yo me acuerdo de la luz amarilla del atardecer entrando por la ventana y de tus besos con lengua, que eran mejores que cualquier fruta, Y de la embriaguez de no cansarme nunca de tu boca. Tengo la sensación de estar leyéndote no con los ojos, sino como si pusiera un fonendoscopio en tu alma de poeta. En el fondo, todas tenemos un arsenal en nuestro interior, una santabárbara que puede explotar en cualquier momento llena de pasión. Ayer en una esquina se chocaron un pasado y un prensente. Como suele pasar en las películas se les cayo todo al suelo... y al recoger, nerviosas, cada una lo suyo, creo que el pasado se llevo algo del presente... y el presente se ha quedado con algo del pasado.Olivia/Alex Howard

0 comentarios: