fg

Pide Por Esa Boquita


Playlist: 
Piers Faccini - Bring Down The Wall 
Young Rising Sons - High 
Powers - Closer 
Kris Angelis - Heartbreak is Contagious 
The Landing - Anxieties 
The King's Parade - Bunched Up Letters 
Júníus Meyvant - Honey Babe, Don't Be Late 
Mattis - Loverboy 
Jalen N'Gonda - Why I Try 
Panic is Perfect - Bobby Black 
Mantua - Feel The Wheels 
Sandra Kolstad - Zero Gravity State Of Mind 
Locución: floritura dj 
Letra del texto: El Cajón de Gatsby// Entre Suspiros y Un Café 
Duración de la pista musical: 37.28 min. 
Producción, mezcla, locución by floritura dj



 


No importa cuántas veces te digan que no puedes. ¿Una? ¿Diez? ¿Mil? ¿Un millón? Da igual. La única verdad que hay en todo eso es que eres tú quien decide si puedes o no. Y punto. No hay más. Te van a decir tantas veces que seas alguien que no eres… Que no corras, que hagas mejor esto que lo otro, que eso que piensas es un error, que cómo se te ocurre, que quién te crees que eres, que te pongas a la cola, que eso es una locura, que lo dejes. No hagas caso. No hagas ni puto caso, nunca.Y di que sí. Siempre si que sí antes de decir que no. Believe me (Beeliin mii), el tiempo y la vida ya se encargarán de ponerte los puntos donde consideren que tienen que ponértelos. Pero mientras, tú di que sí.Corre, salta, lucha, disfruta, pelea por lo que quieres, sal, descansa, vuelve a empezar, déjalo todo, aprende algo nuevo, cáete, suda, atrévete, equivócate, viaja, haz magia, comparte, diviértete, haz el amor, llora, grita, enfádate, quiere, abraza, cambia, levántate. Sobre todo eso: levántate siempre. Y no te confundas, tu peor enemiga siempre serás tú misma. Fuerza de voluntad no es hacer, sino dejar de hacer.¿Qué la vida es difícil? Claro que es difícil. ¿Quién te dijo que era fácil? Nadie, ¿verdad? Nadie te ha prometido nunca que lo fueses así que, levántate. Mueve el culo. Todo lo que merece la pena es difícil y si te han contado lo contrario te han mentido. Aterriza, que hay una pista esperándote.Espabila. Nada ni nadie va a esperar por ti eternamente. ¿Eso de que los trenes pasan solo una vez? Verdad verdadera. Súbete, que para bajarse siempre hay tiempo. ¿Qué va muy rápido? Claro. La vida se pasa así, en un flash. Un día de estos, si tienes mucha suerte, tendrás ochenta años y te parecerá que no has tenido tiempo suficiente para hacer todo lo que te hubiese apetecido hacer. O no. A lo mejor habrás hecho todo lo que querías y te vas tranquila.Que no te mientan, no existe ese libro en el que pone cómo y cuándo hacer las cosas. Eso lo tienes que escribir tú. Haz las cosas cuando te latan, no cuando las hagan los demás. Tus sueños son tuyos, que nadie te los toque. No lo permitas.Aprende a dejar ir y a irte tú también. Corre si lo necesitas, como si no hubiese un mañana, porque de hecho tal vez no lo haya y date el gusto de descubrir quién corre detrás de ti.No necesites, simplemente quiere. Quiere mucho y aprende a querer bien, hasta que te duelan las manos y se te gaste la voz. Con el tiempo te darás cuenta de que en el fondo una no se arrepiente de querer y que, al final, gana más la que más da. Siempre.Sueña. Fuerte. Mucho. Bonito. Todo el rato. Sin parar.Hazte eterna. En una canción, en una carta, en una foto, en los recuerdos de otra persona. Créeme, no estás aquí por casualidad. Y si así lo fuera, eres una casualidad maravillosa. Sí, tú, te estoy hablando a tí.Muévete. Ahora mismo. Vaaaaaaaa Es sólo un momento, de verdad. Busca un espejo y mírate. ¿Qué ves? ¿Te gusta? ¿No? ¡A qué esperas entonces? Cámbialo. No eres un árbol, ¿sabes? Así que ponte a ello. Hacen falta 21 días para crear un hábito y una simple decisión resistente para romperlo. Tú decides.Levántate. No hablo de los pies, hablo del alma. Levántate por lo que te hace feliz y contra lo que no te gusta, levántate por quien se merece que te levantes, levántate por ti y por todas tus compañeras. Que te levantes, mira que voy. Que se vea a qué has venido. Hay cosas ahí fuera esperando a que alguien las haga. No te las pierdas.Y cuando te estampes y ruedes cuesta abajo, que lo harás, recuerda que un corazón roto duele, pero más duele lo que no te atreves a hacer nunca. El Cajón de Gatsby

Te mereces el arco iris que sale siempre tras cada tormenta, a veces tan débil, que sólo los más observadores pueden verlo. Ese que brilla cuando el barro te llega hasta las rodillas y el flequillo mojado te tapa los ojos. Ese que colorea sin permiso allá donde se posa.Te mereces sentirte el rey del mundo o la reina de todo el reino. De poder y querer. De no caer. De andar y correr. De sacar siempre un cinco a la primera y mover ficha a tu antojo. De tener un arco cargado de flechas y tirar siempre a acertar.Te mereces llegar el primero, entrar el último y salir en brazos. O al contrario. Elegir podium y ponerte la medalla que máste guste. Festejar hasta lo más pequeño. Y anunciarlo a bombo y platillo. O en petit comité. Elegir con quién y qué. El para qué es tuyo. No esperar al minuto cero.Te mereces los saltos sin caída y las caídas entre algodones. Correr de puntillas, saltar hasta tocar el cielo. Equivocarte y dar media vuelta. Lanzar la pelota lo más lejos que puedas y no ir a buscarla. Y salir en dirección contraria. Elegir dos postres y no acabarte ninguno.Te mereces esa alegría que te encuentra en mitad de la nada, la que pretende quedarse y no espera a nadie más. Los fuegos artificiales de medianoche y los bailes de gala en que puedes no ir de etiqueta. Los regalos inesperados y las fotos que te favorecen. Las llamadas que te descolocan y los guiños de ojo de tú ya sabes quién.Te mereces los sueños que se hacen realidad y los que se hacen de rogar. Los viajes sin equipaje y sin billete de regreso. Cada una de las horas robadas al sueño, las madrugadas locas y las tardes improvisadas sobre la marcha. Los atardeceres de película en la que tú eres el prota.Te mereces pintar el lienzo de tu vida como a ti mejor te plazca. Elegir los colores, difuminar los trazos y resaltar las sonrisas. Asumir tus responsabilidad y decidir qué hacer con ellas. No cumplir los cánones, sino cumplir los tuyos. Tenerlos o incluso no tenerlos. Crearlos.Te mereces los besos que te han dado y los que vendrán. Los robados y los soñados día y noche. El cariño de los tuyos y el tuyo hacia ti mismo. Cada palabra bonita, cada piropo con picardía, esos que te sacan los colores sin remedio. Cada persona que entre, cada despedida que se cueza. Cada página que escribas en tu diario.Te mereces todo aquello que te aporte, te nutre y te hace crecer. La paz cuando sabes que hiciste bien. Los nervios de cuando algo bueno viene ya. No tirar la toalla antes de tiempo, recogerla si hace falta. De lo bueno, lo mejor. Lo que te ofrecen y te regalan. No conformarte y pedir. Respeto.Te mereces subir en un globo aerostático y admirar las maravillas que te pierdes a diario. Ver más allá y elegir el paisaje en el que vas a aterrizar. Aunque sea de emergencia y gritando a pleno pulmón. Volar libre e ir soltando aquello que te sobra. Que te lastra, te arrastra y te mantiene atado a tierra. Te mereces los días soleados y la energía del verano. Los abrazos a la luz de la luna y los abrazos bajo la manta, con una taza de café en mano. El contacto y el calor humano. Los cruces del destino que te llevan a lugares de los que no quieres volver y las casualidades que no te terminas de creer. Por buenas. Por increíbles. Por fascinantes.Te mereces las felicitaciones, las que te has ganado por ti mismo. A pulso. Contra viento y marea. Y también las fáciles. Las recompensas y agradecimientos, por lo que sea. Las disculpas con sentimiento y el perdón que a veces tanto cuesta. Rectificar los pasos en falso y equivocarte antes de dar en el clavo. Es de humanos, dicen.Te mereces vivir a lo loco y parar en cada pausa que te inventes. Volar hacia donde la imaginación te lleve y construir con tus propias manos aquello que de noche sueñes. O de día, cuando más promete. Reír con motivos y sin ellos, sin buscar excusas ni momentos. Bailar al ritmo que te inventes e ir improvisando los pasos. Componer tu propia letra.Te mereces eso y todo lo que quieras.Pero quiérelo.Y no te conformes con menos. Dicen que tenemos lo que merecemos. Entre Suspiros y Un Café

0 comentarios: